El pasado 7 de noviembre fallecía en Los Ángeles Leonard Cohen a los 82 años de edad. Según Robert B. Kory, manager del cantautor, su muerte fue repentina y nadie lo esperaba, aunque su salud ya no era demasiado buena.

Según el diario “The Guardian” el autor murió mientras dormía, tras una caída que sufrió durante la noche.

Leonard Cohen fue cantante, pero también novelista y poeta. Las letras que componía versaban sobre el amor, las relaciones y la religión y con la mayoría de sus canciones consiguió emocionar a muchos.

En 1968 grababa su primer disco y en 2011 recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, por ser considerado uno de los cantautores con más influencia en los últimos tiempos.

Sus canciones más emblemáticas

De entre las canciones más emblemáticas de Cohen, destacan “Hallelujah”, un poema en el que utilizó la simbología judeocristiana para expresar sentimientos como la gloria. Hallelujah se considera uno de los himnos musicales de la historia.

Suzanne” fue otra de las canciones más populares del artista, concretamente de su primer álbum “Songs of Leornard Cohen” que también se incluyó en su libro de poemas.

Otro de los temas más emblemáticos fue “Everybody Knows”, que podría considerarse la canción más pesimista que escribió el autor. En ella se tratan temas como el sida, la religión, las relaciones personales y los problemas sociales.

Según Cohen, Federico García Lorca fue el poeta “que le invitó a vivir en su mundo” y el que más influyó en su juventud; tanto fue así, que su primera hija se llama Lorca.

You Want It Darker” fue su último disco, un álbum que sonaba a la despedida del cantautor, tanto por el tono de su voz, como por algunas confesiones que aparecen en sus canciones como “estoy preparado mi señor” o “estoy fuera de juego”.

Seductor, elegante, poeta con sombrero y con una gran sensibilidad, nos deja para siempre Leonard Cohen, para muchos el mejor compositor del mundo.

Dejar respuesta